Party monster

Si yo les digo Macaulay Culkin les aseguro que lo primero que se les viene a la cabeza es ‘pobrecito ese angelito’, porque es que a Culkin en nuestro país solo se le reconoce por la serie de películas del inocente niño que logra atrapar a los ladrones y causa ternura en los espectadores o por Ricky Ricón, aquel muchacho adolescente que era multimillonario. Es por esto quizás, que cuando se piensa en el Culkin actual, decimos que es un desastre y culpamos a las drogas.

Sin embargo, este Culkin de ahora ya lo habíamos visto. Aunque todo fue actuación fue lo que nos mostró las primeras muestras de lo que sería hoy en día. Y de esa actuación es la que hablaremos hoy, porque Party Monster, la película de 2003 dirigida por Fenton Bailey es la que nos presenta otra faceta de Culkin, ya no tan sano ni tan angelito.

Party Monster es uno de los filmes iconos de la comunidad LGBTI, aunque al hablar con algunos miembros de la comunidad en mi ciudad, me dicen que no la conocen. La verdad es entendible, ya que es en Estados Unidos donde se ha visto mucho más todo este movimiento que recrea la película. En ella podemos ver la historia de Michael Alig, el ‘Rey de los Club Kids’ el cual es interpretado precisamente por Macaulay Culkin.

Para poner un poco en contexto, Alig, es un joven que llegó a la ciudad y allí pudo salir de closet, además de esto, Nueva York, representó un cambio personal y de perspectiva en Alig. Lo que lo lleva a ser promotor de varias fiestas, pero no como las que vemos nosotros en la 85. No, las fiestas de Alig tenían temáticas y cada una se destacaba por algo nuevo, ya fueran los trajes, los shows que se podían ver o un cúmulo de drogas dispuestas para todos los invitados. Fue allí donde se formaron los Club Kids, un grupo de hombres, que se vestían como querían, hacían lo que querían e impactaban a todos solo con su presencia.

Teniendo eso en mente, Party Monster, a través de una narración caóticamente bella, nos muestra una parte de la vida de Alig. Esa parte en la que podemos ser espectadores de las fiestas, vemos una actuación de Culkin siendo una diva en todo el sentido de la palabra. Vemos a Marilyn Manson como un drag un tanto loco. Podemos ver adicciones, al amor, a las drogas, a las fiestas y sobre todo a la diferencia.

Más allá de esta parte de la vida de Alig, podemos ser testigos del crimen que lo llevó a estar en la cárcel por varios años y las cosas que lo llevaron a la fama y a volverse un ícono de la comunidad LGBTI. Es que este grupo de hombres cambió todo, tanto que ya hay una nueva marca de ropa colombiana inspirada en los Club Kids. PAPI, es la muestra de libertad y de las ganas que existen de quitar esos prejuicios de ‘machitos’ que hay en Colombia. Y es que eso es lo que representan los Club Kids, libertad.

Me quedo corta en palabras al describir la actuación de los artistas de Party Monster, son otras facetas, otras emociones y más allá de esto, el uso de colores en la película es magnífica, el libreto lo suficientemente sarcástico pero con el límite de no rayar en fastidioso. Party Monster son las fiestas a las que no todos estamos preparados para ir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s