Faith

Hay momentos de debilidad, momentos de amargura y de tristezas, pueden poner en duda mis creencias pero no mi fe.

Mi amor es inmenso por aquel que dio la vida por mí; cuido, amo y respeto lo que ha dado por salvarme, cada gota de su sangre derramada, cada lágrima que por su mejilla cayó,cada engaño, cada farsa que recibió, todo lo que intentaron para verlo caer.

Pero se levantó, resucitó, su amor inmenso fue el que nos dio, con bondad, con perdón, con su humilde pero gran corazón.

Así es mi Jesús, mi santo y salvador, el hijo del padre concebido por la virgen Maria, aquella que me cuida cada día. Amén, amén y amén que repitan los coros celestiales que no habrá dicha mayor que vivir con su compañía, que verlo y sentirlo en el alma, esa es la mayor alegría. 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s