Más que una pérdida

Bogotá, 1996. Marcos está enamorado, sus pupilas dilatadas, sus manos sudorosas, su corazón acelerado y ese sentimiento de ahogo y excitación al mismo tiempo hacen que se delate. Andrea lo sabe, lo ve fijamente y con sus suaves manos acaricia su rostro para recalcar lo importante que él es para ella. Juntos se hunden en un abrazo de amor, fuerte y a la vez delicado, un abrazo que será el inicio de una relación de pareja de 10 años.

Seguir leyendo “Más que una pérdida”