Un trabajo agridulce

“Los domingos por las tardes llegan todos los obreros y comienza la molienda con los señores prenseros”, así relata el primer verso de la canción La Molienda de los Hermanos Ayala y Santoyo de Güepsa Santander. Cuatro a cinco horas por carretera desde Bogotá, casi 245 kilómetros, música ranchera y uno que otro vallenato, ve palmeras tan altas que parecieran alcanzar el cielo, huele ese aroma a ají y panela y siente el pegajoso sudor en su cuerpo provocado por un clima cálido y húmedo a la vez, bienvenido y bienvenida, usted ha llegado a Güepsa Santander.

Seguir leyendo “Un trabajo agridulce”